Diario de viaje: Discriminación en EE.UU.

Written by on 03/06/2020

Porque soy una mujer latina y también he vivido discriminación en Estados Unidos; he visto con mis propios ojos las enormes desigualdades que existen entre las personas afrodescendientes y las “blancas”, el hombre blanco, para ser exacta.

Al sueño americano le hace falta igualdad. Una lo ve en el metro de NY, en la capital del mundo, esa ciudad Cosmopolita, como la que cantó John Lennon en “imagine” hay racismo y xenofobia, hay una división de clases económicas inimaginable de creer para una mujer Centro Americana como yo, hasta que lo ve con sus propios ojos recorriendo la 5 Avenida.

La primera noche que llegué a NY yo pensaba que la vara era como Friends (“Amigos”) llegué a las 2 de mañana y no tenía reservado ningún hotel. Un pakistaní, (nunca había visto uno) me llevó a *Times Square”, yo pensaba que vería a un café abierto de madrugada como el de la serie y me tope con ese pichazo de pantallas, con varios tipos disfrazados de Disney, dos mujeres desnudas con las letras NY en cada nalga, un banquero desnudo y varias personas afrodescendientes del Bronx fumando marihuana.

Yo me decía a mí misma mientras agarraba duro la maleta ahí sentada en las bancas: “Jimena, tranquila, usted trabajó en una cárcel Centroamericana y también en Asamblea Legislativa, usted tiene herramientas para sobrevivir viéndose como la más peligrosa de ese grupo de etnias, a pesar de medir metro y medio y estar en NY sola a las 2 de la mañana por primera vez… ”

Para no hacer largo el cuento caminé hacía “los negros” como cuando viví en Puerto Viejo Talamanca, (era investigadora del INAMU en aquella época) y ahí solo me trataban de “blanca”; les dije “What’s Up Men”. Y entonces, nos hicimos compás hasta que amaneció y me fui al hotel.

Al día siguiente yo tenía una reunión en Naciones Unidas y paré por la bolsa de Wall Street. La noche anterior estaba con los negros del Bronx y unas horas después con los blancos encorbatados, del privilegio en todo su apogeo. Si algo yo he aprendido en esta vida, es que me adapto como un camaleón a las circunstancias del entorno y decidí darme lugar como me enseñó mi antigua jefa la vicepresidenta de la República Ana Helena, una toma el poder, se apropia de él en donde sea, si algo he aprendido en esta vida es que cada vez que me dicen que no puedo pertenecer a un lugar por ser de dónde vengo, yo entro para quedarme botando la puerta de una patada “ninja”, y sonrío “ya llegó la de barrio Cuba papis” , porque una debe de apropiarse sin miedo de las oportunidades para crecer.

Entonces terminé viajando hasta Washington para hablar sobre un proyecto de mujeres latinoamericanas que migran a los Estados Unidos como parte de mi trabajo en el ACNUR. La reunión era en el hotel Willard Intercontinental de Casa Blanca, los que limpiaban y atendían en el Lobby eran latinos y afrodescendientes en su gran mayoría. Mientras otra vez los “blancos” comían aceitunas con sus tragos, yo ahí no era “blanca” como me decían “los negros” de Limón. Yo ahí era Indígena centro americana con estudios universitarios y un trago “de rica’’ en la mano escuchando la historia de un bartender cubano afrodescendiente que era médico y qué decía en su relato: ” oye, yo no sé qué era peor si ser esclavo de Fidel o de los blancos”

Pensé en las personas afrodescendientes y sus luchas sociales para dejar de ser esclavos, en el viaje tan inmenso que hizo ese hombre para llegar ahí, el valor de dejar su tierra en busca de un sueño de libertad, pensé en mi proyecto de mujeres que migran y en mis propias posibilidades si yo fuera a migrar algún día. Lo duro que sería empezar de nuevo con toda esa discriminación que vivimos las personas latinas en países de primer mundo.

Yo decidí sentirme ciudadana de primer mundo en donde sea. Mi corazón latía, yo quería demostrar en ese lugar que yo también era digna. Nunca dejes que los demás te digan que no puedes, no dejes que te digan que no mereces oportunidad y privilegios, ocupate de llenar la silla vacía, visibilizate, tené voz propia.

Lo más difícil de vivir discriminación es tener la plena conciencia de que no debemos minimizarnos ante la mirada de otros. No importa la raza, la clase social o el sexo. Vos podés elegir tu poder, no dejes que los estereotipos clasifiquen tus posibilidades.

Somos dignos de llegar lejos, aunque nos maten en el intento, hay mucha mucha guerra en nombre de la igualdad, hay que mantener la cabeza en alto para darle paso a las nuevas generaciones. Martín Luther King jr.  dijo “Busco el día en el que la gente no sea juzgada por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”.

Para más información puedes contactarme al
Teléfono: 8697-0158

Sigueme en facebook https://www.facebook.com/Jimenacaballerocr/


instagram https://www.instagram.com/jimena.caballeroch


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track

Title

Artist

Background