Como si no fuera diputada.

Written by on 23/03/2021

Defender los derechos de los pueblos originarios, pedir justicia por los asesinatos de Sergio Rojas y Jehry Rivera, y a la vez, promover el atropello del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, son el cóctel que colocó a la diputada Nidia Céspedes en “modo protesta”, de pie, descalza y hasta acampando en el Plenario Legislativo.

Ninguna protesta debe ser menospreciada? Hay excepciones. Si tu reclamo va en detrimento de la calidad de vida de otras personas o colectivos, si hay intereses a la sombra de esa protesta, si el reclamo no es genuino y resulta oportunista, en fin hay excepciones.

El caso que nos convoca. Una diputada de la Nación que elige un protestar antes que legislar, hace ruido, si le agregamos que los motivos de su protesta, por un lado tratan de evidenciar el atropello a los DDHH de los pueblos originarios (los asesinatos de Sergio Rojas y Jehry Rivera), pero por el otro intentan limitar los derechos básicos de las mujeres para decidir sobre sus cuerpos (no hay ningún proyecto en corriente legislativa), el ruido se convierte en distorsión.

2 años después de que acribillaran de 15 disparos a Sergio Rojas, el Estado no ha hecho nada porque se esclarezca quienes son los responsables y ejecutores del cruel asesinato del activista indígena. Al año del asesinato de Sergio, otro dirigente, Jehry Rivera fue asesinado, y hoy tampoco hay apoyo estatal que garantice la seguridad en las comunidades de Salitre, Bribri, así como en el resto de territorios indígenas, donde las persecuciones, amenazas, abusos y apropiaciones, son un riesgo diario, 500 años después.

Y el aborto? Este también es un tema eludido constantemente por la clase política. Dos casos donde las madres tuvieron que permanecer semanas y hasta un mes con su hijo muerto dentro de sus cuerpos por no practicarles un legrado, generaron las demandas interpuestas ante la CIDH, cuyo fallo obligó al país a regular con la Normativa Técnica, el Aborto Impune que existe en el código penal desde principios del siglo pasado, pero sin las denuncias, jamás se habría redactado.

Esta cobardía de la política para abordar temas como estos, es el caldo de cultivo para la aparición de personajes que se atreven a mezclar el agua con el aceite, que confunden Austria con Australia, y protestas con andar descalzo en el Plenario, cuando podría estar legislando.

Si queremos evitar que personas con intereses indescifrables se aprovechen de las injusticias para hacerlas sus temas de campaña, requerimos una clase política valiente, capaz de enfrentar temas como la interrupción del embarazo, la deuda histórica con nuestros pueblos originarios, entre otros temas postergados, y en general una clase política dispuesta a asumir las batallas con las que nos enfrentamos las ciudadanas. Esa lejanía entre la realidad que vive el pueblo y los privilegios de quienes gobiernan, les ha hecho daño, les ha quitado credibilidad y apoyo.

Doña Nidia terminará su mandato y será recordada por acampar descalza en el Plenario, en lugar de haber hecho su trabajo. Viva la protesta, la manifestación, el desafío a lo establecido y la rebeldía, pero, hay excepciones.


Current track

Title

Artist

Background